11.28.2006

Joselo se va lejos...pero no tanto.









JOSELO
LEJOS
(UNIVERSAL, 2006)


Hay por ahí una estrofa de la canción SOBRIEDAD que dice “Ya no bebo más / me siento tan feliz de ver la vida como los demás / aunque no se para qué necesito tanta sobriedad”. Es una frase contradictoria, pero sincera.
La búsqueda personal de Joselo, guitarrista de el emblema del rock en español Café Tacuba, ha tomado la forma de dos álbumes en menos de 5 años. El primero, OSO, con su sonido experimental, apostándole a la electrónica, montando bleeps y sampleos sobre ritmos guitarreros que saltaban del rock al bolero, fue una escaramuza de la cual salió bien librado gracias al descaro y la frescura que empapaban el disco.

Sin embargo, la segunda parte del trayecto –LEJOS- sufre de secuelitis: la gracia se queda corta. El mito dice que fundido en alcohol y con una separación a cuestas, Joselo se larga a Chile donde su amigo Alvaro Henríquez (frontman de Los Tres) llevando un simple demo con ideas. Se juntan, arman banda y graban todo, románticamente, a la antigua usanza: de manera análoga. Chinga a los scratches. El cuento funciona como rico condimento de la historia del rock en español, además de aclarar la razón del sonido sesentero y lo-fi del disco.

Declarar a LEJOS como una pieza inferior no es fácil. Sonando por ratos a una especie de Beatles de garage del DF, por otros a banda nuevaolera del altiplano y repleto de detalles excéntricos como aplausos, silbidos y sonidos atonales, el proyecto casi funciona. De hecho, las letras son de una lucidez constante y al menos dos tracks (QUEDATE y RELIGION) son suficientes para hacerte del disco (échele mano al Soulseek y verá).
El problema principal es la voz: en OSO, la producción de Rubén Albarrán (vocalista de Café Tacuba) ejerció su efecto para que Joselo cante como Rubén Albarrán. En LEJOS, la producción de Henríquez ejerció el efecto contrario: Joselo canta como Joselo, y eso no es muy buena idea.
Segundo, muchas de las canciones sufren de una sensación de inmediatez (e inmadurez) en su resolución, como si a Joselo se le hubiera caducado el ticket de avión unos pocos días antes de terminar.
Par de ejemplos: el primer corte, LEJOS, es genial sólo hasta que llega al coro y POLICIA PERSONAL hubiese funcionado de maravilla con una extensión de 3 minutos. A cuatro, solo funciona.

¿Un disco demasiado honesto? puede ser. Joselo lleva sin miedo su intimidad a oidos de quien quiera escucharla. Es una historia que te engancha, aunque no a la manera masiva de un best seller. Más bien es la biografía de un común mortal, llena de optimismo, desilusión y unos cuantos caminos sin salida. Sus páginas se escriben al tiempo que la audiencia las digiere, buscando la aceptación de quienes entiendan la vida más allá del vacuo rasgado del éxito.

2 comentarios:

  1. Hay algun disco que encuentres perfecto?

    ResponderEliminar
  2. si importa! hay grandes discos que encuentro completa, decidida y definitivamente perfectos. La lista? coming soon...

    ResponderEliminar